martes, 2 de julio de 2013

El porqué del ¿que dirán?

Siempre he sido un firme defensor de la libertad, y cuando hablo de libertad, la enmarco en cualquiera de los ámbitos de la vida. Aunque día tras día me surge la duda del ¿porque tenemos miedo a esa libertad?
Hace años que un pilar fundamental en mi vida es la libertad, una palabra bonita, preciosa diría yo, pero completamente vacía de contenido si miramos a nuestro alrededor cada vez que se nos plantea un cambio en nuestra vida.

No soy partidario de dar explicaciones, cada cual sabe el qué, el cómo y el cuándo, nadie más tiene porqué saber y menos porqué juzgar la vida de nadie, pero seguimos enfrascados en el que dirán, y porque no decirlo, recuerdo amigos que cambiaron su vida en el pueblo, su vida al lado de sus familias, de sus amigos, por el simple hecho del que dirán.
Amigos, que no pudieron soportar los paseos acompañando críticas con miradas lascivas de si es ese… él, los ojos acusadores a su paso como si marcarán a la peor persona del mundo, cuando el único “error” cometido es ser uno mismo.

El grandísimo “error” cometido es el de no dar explicaciones, el de no alimentar las “palabrerías” de un sector arcaico de la sociedad, que simplemente utiliza la vida de las personas para hacer creer al resto que la suya es maravillosa, cuando detrás de esa capa de rancia apariencia de persona feliz, está la infelicidad marcada por la normalidad manifiesta que nadie sabe quien instauró, ni el porqué de que esa sea la verdad absoluta del ser humano.

No voy a negar que yo también soy muy partidario del qué dirán, si lo reconozco, “Soy el típico que antes de realizar cualquier cosa con mi vida, de aceptar realidades o de dar el paso hacia la felicidad” pienso y ¿qué dirán?

La única diferencia, que no creo que sea excesivamente importante, ya que está al alcance de cada uno de nosotros y nosotras, mí qué dirán, se limita a tan pocas personas en lo largo y ancho del mundo, que apuesto a que puedo contarlas con los dedos de una mano prácticamente, y casualmente puedo tener a todas esas personas en la misma habitación y decirles, os quiero…

Yo no tengo la verdad absoluta, ni pretendo tenerla nunca, pero estoy cansado de escuchar a personas que dejan de hacer, que dejan de sentir, que se niegan a ver, a salir, a gritar y por supuesto me niego a seguir viendo a personas que se niegan a AMAR, y todo ello, por la simple culpa  de la omnipotente vida marcada por los cánones de una sociedad rancia y aderezada con valores de unas ideas machistas y defensoras de un prototipo de sociedad en la que la mentira y el aparentar, siguen siendo los reyes de cualquier reunión social, acentuada notablemente en las raíces de un pueblo que progresa a un ritmo que ahora mira desde la lejanía lo atrás que se quedo la sociedad, que tardará años en estar a la altura de la verdadera LIBERTAD.

martes, 19 de marzo de 2013

¡Soy como soy! ¡Y SOY FELIZ!

  Hace años que estoy feliz conmigo mismo, que no me escondo, que no necesito ocultar lo que siento, que abiertamente puedo decir lo que pienso, hace años que la libertad se instauro en mi vida después de mucho tiempo de sufrimiento oculto tras una capa de falsa sonrisa, y necia actitud de convencer de lo que no soy.

  Hoy, años después, miro hacia el pasado y no puedo evitar a veces, sentirme un poco ridículo recordando ciertas actitudes, momentos, situaciones pasadas, esa obsesión por el que dirán, por el que pensará la gente. 

  Recuerdo paseos bajo miradas oscuras que me señalaban como si de flechas se tratarán, mientras se ponía en tela de juicio hasta el más mínimo detalle de mis pensamientos, hasta que me cansé, me cansé de agachar la cabeza y la levante bien alta, tan alta, que incluso vi que más arriba del color frío e insensible del asfalto, estaba el color azul del cielo, acompañado de los amarillos rayos de sol que lo ilumina a diario, y me di cuenta, que no tenía porque sentir vergüenza, que había llegado el momento de mirar a los ojos a los que tantas miradas frías me habían dirigido, a los que me habían insultado, a los que pretendían que con su amenazas y su doble moral viviera una vida que no me correspondía, aderezada con una infelicidad manifiesta y decirles...

  ¡Soy como soy! ¡Y SOY FELIZ!

lunes, 1 de octubre de 2012

Entré en política para cambiar las cosas, no para que la política me cambie a mi.

En esta época de inestabilidad política, de desprecio de la ciudadanía por los representantes políticos, recuerdo que hace dos años que decidí formar parte de la agrupación Juvenil Política Juventudes Socialistas de Andalucía en Villafranca de Córdoba.

Estos momentos son clave para el futuro del país y de la sociedad que lo componen, son muchas las personas que deciden abandonar el barco de la militancia activa por desacuerdos con los órganos ejecutivos de los partidos políticos. No voy a negar que la idea derrotista a mi también se me ha pasado por la cabeza alguna vez, (un par de segundos solamente).

No hay día que no nos  encontremos con multitud de injusticias sociales, de recortes, que como siempre afectan a los que menos medios para defenderse de ellos tienen y de casos de corrupción, que empañan lo que debería ser la actividad política de lucha por la igualdad de todos los ciudadanos sin ninguna distinción.

Hace no más de una semana, JSA Villafranca se reunió como periódicamente hacemos, para hablar, ponernos al día, debatir y proponer ideas que lo llamamos nosotros, que no son otra cosa que nuevas formas de hacer política, de revolucionar.

Pues son estas JSA Villafranca las que me han dejado claro, que es nuestro momento, que no es el momento de abandonar, si no el momento de salir a la calle, de estar con nuestros vecinos, de ayudar, de proponer, de colaborar... No voy a rendirme, voy a luchar, no podemos venirnos abajo porque no estemos de acuerdo con los que nos dirigen en ciertas decisiones, pero para eso estamos en política, para decir lo que pensamos, y hacer con nuestros actos y nuestras decisiones lo que consecuentemente pensamos. 

Ayer día 30 de septiembre, las Juventudes Socialistas de Córdoba, celebramos comité ordinario en el cual se convocó "El XVII Congreso Ordinario de las JSA Córdoba", que se celebrará el 10 de noviembre en Belmez. También dio a conocer el compañero Antonio Ligero su candidatura a la Secretaría General de las JSA Córdoba, y como ya he dicho antes hay que ser consecuente y como creo que es el momento del cambio, el momento de hacer las cosas de otra manera, es el momento de comenzar un nuevo proyecto, con energías renovadas y con fuerza, es el momento del proyecto #RevolucionandoelPRESENTE. 

Con esto doy mi apoyo al compañero Antonio Ligero en su andadura hacia la Secretaría General, la cual se que hará un trabajo impecable y tiene todo mi respeto y admiración.

Y para acabar quiero hacerlo con unas palabras que ayer nos recordó el Secretario de Organización saliente de las JSA Córdoba, Antonio Olivan y que me va a servir de título, ya que representa lo que quiero transmitir en esta entrada.

"ENTRE EN POLÍTICA PARA CAMBIAR LAS COSAS, Y NO PARA QUE LA POLÍTICA ME CAMBIE A MI"


Sergio Venteo

jueves, 6 de septiembre de 2012

Dignidad Política


Después de que ayer 5 de septiembre saltara a los medios la dimisión de la concejala socialista del Ayuntamiento de Los Yébenes en Toledo, por la difusión de un vídeo erótico protagonizado por ella misma, quería escribir aquí unas palabras de apoyo.

Un vídeo que como cualquier persona puede imaginar, es totalmente privado y está dentro de la intimidad de esta señora, ya sea concejala, arquitecta, limpiadora, ama de casa o cualquier otra profesión. No creo que esto sea motivo de dimisión por parte de la concejala. Sí que creo que es motivo de investigación como personas son capaces de invadir nuestra intimidad, con tal de conseguir sus propósitos, utilizando lo más íntimo de una persona, colgándolo en redes sociales y haciendo público para su regocijo un material privado e intimo.

Olvido Hormigos Carpio, desempeñando el cargo político más duro de la democracia Española y a la vez el menos valorado tanto a nivel político como ciudadano, y normalmente la gran mayoría sin sueldo alguno, nos ha dado una gran lección. Mientras que políticos corruptos, imputados en tramas de corrupción, siguen cobrando sueldos millonarios de las arcas públicas, personas como Olvido, que luchan desde su acta de concejal porque su pueblo tenga los recursos básicos y pueda avanzar no quedándose atrás, se plantean dimitir, los altos cargos siguen llenándose los bolsillos con el dinero que roban a los españoles, sin ni siquiera un cargo de conciencia. 

Todo esto propiciado por la absurda permisividad que tenemos inculcada la sociedad de este país hacia las conductas corruptas, cosa que es incomprensible, que cree más alarma social una cosa tan natural como la masturbación, y no, que tengamos de dirigentes a personas corruptas, que no luchan por el interés general.

Hoy me alegra ver que algo está cambiando en esta España, a veces tan retrograda. Las redes sociales han ayudado a que un tema como es la masturbación y en este caso femenina que es muy tabú en la sociedad, se haga a la luz, y están dando su apoyo masivamente a esta señora, cosa que comparto totalmente. 

No creo que sea la primera mujer que lo hace y estoy segurísimo que no es la última, desde aquí, mi apoyo a esta señora, que no dimita que siga luchando por su pueblo, que es sabio y es quién con sus votos le otorgo esa acta de concejal, para que luchara por ellos desde el Ayuntamiento de Los Yébenes.

Sergio Venteo

jueves, 21 de junio de 2012

La Tolerancia un camino aún por recorrer


Hoy a escasos días de que en toda España se celebren diferentes actos conmemorativos, manifestaciones, desfiles y demás reivindicaciones varias con motivo del día del Orgullo Gay, me gustaría hacer una reflexión en todo este tema, ¿Que buscamos? ¿Y que conseguimos realmente? 

No seré yo quien critique las formas de reivindicación que se tiene, puesto que más que eso, el orgullo se ha convertido más en una fiesta que en una manifestación para conseguir los derechos y sobre todo la tolerancia que aún nos falta.

Y digo nos falta, porque me molesta escuchar en televisión, en la calle y en tertulias varias que en materia LGTB ya está todo conseguido, esa afirmación es completamente errónea y equivocada, y solo puede ser pronunciada por personas que no respetan y que la tolerancia hacia el mundo LGTB en su vida brilla por su ausencia.

Como primer apunte para desmontar lo erróneo de esta afirmación que a tantas y tantas personas les llena la boca pronunciando, está en un recurso al Tribunal Constitucional que el Partido Popular tiene presentado desde que hace ya 7 años, después que se aprobara la ley más justa y más esperada en derechos sociales e igualdad en España desde hace más de 30 años.

Un partido que ahora está gobernando para todos y todas, los españoles, y  las  españolas, o eso se supone, porque a mí como ciudadano de este país no me representa un partido y un presidente los cuales mantienen este recurso de la vergüenza que cuenta como primer aval la firma del que ahora es el presidente de este país.

El día que se aprobó la Ley del Matrimonio entre personas del mismo sexo, pensé que este sería el paso para que todas las personas que vivimos con esto en nuestra vida, ya sean lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, o simplemente familiares de personas que llevan conviviendo con la discriminación y con la poca tolerancia que aún queda en nuestra sociedad siguiéramos haciéndonos ver, reclamando nuestros derechos y demostrando que aún falta mucho camino por recorrer.

Y todo esto viene porque mientras sigamos escuchando por ahí que algún padre o madre quiere llevar a su hijo "enfermo" al psicólogo por homosexual, o paseando por la calle tengamos que aguantar gritos de "maricón" y por supuesto no poder simplemente ni hacer un gesto cariñoso a tu pareja sin que haya miradas y malas caras en las personas de alrededor, quedará mucho que hacer.

Son años de lucha de personas reivindicando la visibilidad LGTB, peleando por tener los mismos derechos que el resto de personas, dejando a de lado su condición sexual, solo quiero hacer un homenaje a tantas y tantos que lucharon para que nosotros y nosotras hoy en día hayamos avanzado hasta este punto, personas que muchas murieron por el camino, avasalladas, insultas, vejadas e incluso asesinadas, solo por su condición.

Después de todo esto quiero concluir diciendo que respeto la fiesta que sea generado a raíz de esta reivindicación, pero que la fiesta, el color, el jolgorio y la diversión, no empañe la verdadera razón de que el día del orgullo se celebre el 28 de Junio y es la luchar por los derechos LGTB, que un grupo de personas comenzaron hace ya 43 años en los disturbios de Stonewall, que todo esto no nos mueva del camino a la libertad, y a la visibilidad.

Sergio Venteo




jueves, 8 de diciembre de 2011

AZA...

Hace días que quiero escribir, pero es difícil, ¿cómo se transmite por las palabras los sentimientos? ¿cómo dejar que mi mente fluya por mis dedos y trasforme mis lagrimas y recuerdos en letras que os lleguen a vosotros como ella entró dentro de mí?

Es difícil, muy difícil, cada viernes, bueno que digo cada viernes, llevo dos semanas que no hay día que no recuerde, esa llamada de Juana, “AZA, Sergiooo nuestra AZA...”y yo con Zahira, imposible, tenía que ser mentira, pero no lo era, la realidad no venía a mí, mi móvil sonaba, yo llamaba y llamaba tenía que avisar a mi gente, a mi gente que era su gente...la de Aza... y eso que no le gustaba que la llamáramos así, pero se acostumbro a que Reme y yo le dijéramos eso, que duro es llamar, contar, intentar transmitir las malas noticias y llevar grabado en la cara la desolación, la tristeza, la incredulidad, la, la muerte...

Paso un día completo, asimilando, cavilando, intentado comprender, hacerme a la idea, hasta que mi móvil en un momento no dejaba de sonar, llamadas, mensajes... TODO, me derrumbe. Solo veía lágrimas, lloraba y reía, no podía llorar, si con ella era todo bueno y alegría, nadie recuerda nada malo de ella, era sonrisa, siempre buenas palabras y piropos para todos, solo podía decir, que difícil es esto…

Todo ocurrió un 25 N lo recordare siempre, que horas más largas camino de Algeciras, los 4 solo sabíamos reír, si es que estar con ella siempre era reír, cada Km que nos acercábamos a Cádiz, mi corazón latía mas fuerte, mis nervios no me dejaban, me faltaba hasta el aire en algunos momentos, no quería llegar y ver la realidad. Pero la realidad llego, allí llegamos, a la habitación de la desolación, el dolor y las lágrimas, la realidad nos cayó encima como un muro de hormigón que pesa y pesa y no puedes quitarte, mi presión en el pecho desapareció, mi nudo en la garganta también, necesitaba verla, pero eso no arreglaría nada, entraba  la veía, la miraba, lloraba, te quiero le decía en mi mente, algo me dice que nos escuchaba, volvía a salir, y quería volver a entrar.

El día fue muy largo, y muy duro, ¡que duro!, que final, hay cosas que nunca podre comprender, como estas, no hay día que no me suba en coche y no maldiga la carretera, la velocidad, los insensatos, uff tantas cosas.

Han pasado ya dos semanas casi, ¡que duro! y que difícil, no dejo de acordarme, cuantas fotos tengo contigo para enseñarle a mi familia, "como te gustaban las fotos" cuentas historias, no creas que no has dejado huella, aquí tus amigos, siempre te tendremos en mente y seguiremos acordándonos de Azahara la de los risitos, o mejor nuestra AZA o como decía Ana y Anáis PIÚ.

Aún muchos días creo que voy a escucharte, y creo que me pasará durante mucho tiempo, por no decir siempre. Te quiero

domingo, 7 de agosto de 2011

Y ahora ¡ya! mi mundo es otro...


Según su definición el pasado es el tiempo que pasó y que en una línea cronológica, ha quedado atrás. Se conoce como pasado tanto a dicho tiempo, como a las cosas que sucedieron en el.

Hay quien piensa que todo tiempo pasado fue mejor, una forma bastante pesimista y derrotista que no valora el progreso de la humanidad, sin defender el presente o el futuro, sino que se encierra en lo que ya paso sin dejar paso a lo que pueda venir.

Yo personalmente prefiero dejar atrás lo que pasó, quedándome con lo mejor y aprendiendo de lo peor de cada momento, para mí el pasado es el libro de la asignatura mas importante que las personas tenemos en la tierra, LA VIDA.

Me gusta cerrar etapas, y con esta reflexión cierro una, diría que es una de las etapas más importantes de mi vida, pero si lo hiciera, estaría quitando importancia a todo lo bueno que quede por llegarme. 

Me gusta borrar cosas de mi pasado, me gusta cambiar mi casa cuando quiero cerrar etapas, me gusta en general dejar espacio en mi vida para lo que puede venir, si no lo hiciera seria un poco masoquista, pero he decido empezar de nuevo, y con esto no quiere decir que borrar algo de paso a renegar de lo vivido. También me gusta guardar cosas, que no tirarlas ni mucho menos, todas tienen importancia y todas me aportan o me han aportado algo, pero si, lo que más me gusta es PASAR PAGINA, y con esto no borro el pasado eso que lo tenga claro todo el mundo, no me arrepiento de nada, nada de mi pasado merece ser olvidado, todo tiene su importancia pero para dejar atrás lo que ya pasó hay que quitar del medio cosas que solo alimentan vivir en el pasado.

Hoy vivo mi presente, y con esto hoy consigo cerrar esta etapa, en la que he aprendido muchísimo porque mucho es poco para todo lo que he vivido.

Un saludo y Sonrían por favor.

Sergio Venteo